1 ondaValencia TV web 3 SpectraFM web 2 ondaValencia Radio web 2 ondaValencia Zen web 

MANIFA.jpg

Ahora que ya se puede salir a la calle, ahora que ya no hay tantas medidas restrictivas, vimos ayer como en Valencia se montó una Performance de manifestaciones vacías de contenido, aunque ruidosas en el envoltorio.

012_TALLERES_INCLAN.png

 

Los cuatro temas que argumentaba en cada una de las cuatro columnas que se dieron cita conjuntamente en la plaza del ayuntamiento son claramente un temor al descenso en la intención de voto que la izquierda va sufriendo día día por el hartazgo de los ciudadanos ante políticas sectarias.

Los manifestantes decían que se manifestaban en contra de la ley mordaza. Pero si tenemos en cuenta que todos los manifestantes son de clara ideología de izquierda y ultraizquierda no cuadra con esta petición puesto que en estos momentos el gobierno de España lo forman la izquierda y la Ultra izquierda, por tanto ellos mismos.

Unos por el racismo, otros contra lo que llaman fascismo, aunque ya sabemos que para ellos fascistas son los que no piensan como ellos, no distinguen, otras por el feminismo y una última columna por el derecho a una vivienda digna.

No deja de llamar la atención que argumenten que se sienten criminales por protestar en las calles y que eso les expone a recibir una multa cuando luego desobedecen a la policía e intentan poner una pancarta en un banco enfrentándose a los propios policías.

Es evidente que si se manifiesta de forma legal y lo comunica de forma legal no se comete ninguna ilegalidad que te pueda llevar a una multa o incluso a cárcel. Ahí tenemos el primer argumento de manipulación.

Sin embargo, las cuatro columnas que os he comentado arriba demuestran que realmente lo que hicieron fue una manifestación, o mejor cuatro, de juguete, de mentira.

La columna del racismo no dijo nada del asalto de marroquíes a Ceuta y Melilla. España, como cualquier país, tiene fronteras para evitar lo que allí sucedió, pero para ellos invadir un país es un derecho de los inmigrantes.

Las feministas no dijeron nada de que desde que está Irene Montero en el ministerio de igualdad España ha bajado del quinto lugar en seguridad para la mujer del mundo al 15º. Tampoco hablaron de cómo se silencian las violaciones del grupo cuando son cometidas por manadas de inmigrantes, la negativa a investigar los abusos a menores en Baleares o la obstrucción a la justicia de Mónica Oltra en el caso de su exmarido.

La columna de la vivienda digna no dijo nada de la tremenda subida del precio de la luz, de los gravísimos problemas que los okupas generan en las viviendas ocupadas o de la inseguridad por el deterioro de la convivencia y el aumento del paro

Y la cuarta columna del antifascismo tampoco dijeron nada de los miles de muertos que se podían haber evitado por la mala gestión del gobierno durante la pandemia, tampoco de que España somos el primer país de Europa en paro juvenil, de que hemos sido el país donde más sanitarios han fallecido por la gestión de la pandemia, o donde más personas mayores han fallecido en las residencias de las que era responsable Pablo Iglesias. Tampoco hablaron nada de la inseguridad ciudadana que vaya en aumento, de las colas del hambre, o de la tremenda deuda que se está generando en España por culpa de la mala gestión económica del gobierno.

Éstos son solo algunos de los detalles de los muchos que se pueden comentar respecto al sectarismo de manifestaciones de este tipo. Lo que nos lleva a pensar que estas manifestaciones son una mentira ante el temor que la subida al poder del bloque de la derecha acabe con sus millonarias subvenciones y les obligue a trabajar de verdad. Porque viendo a muchos de los manifestantes de ayer te puedes dar una idea de lo que realmente buscan. Y está claro que cuando el bloque de la derecha suba el poder tendrá que recortar en gastos superfluos que suponen miles de millones al año para mantener estos chiringuitos ideológicos.

Estos grupos le están viendo las orejas al lobo y conforme avance la intención de voto hacia la derecha, estas manifestaciones serán más numerosas y ruidosas empleando, como dijo en su día Pablo Iglesias, palabras bonitas para hechos contundentes. Él decía que, aunque se buscara la dictadura del proletariado, como la palabra dictadura sonaba mal, había que cambiarla por la democracia del proletariado., aunque fuese mentira.

Y en esto se basa en este tipo de manifestaciones, en mentir y manipular a los ignorantes o interesados. Por cierto, ni una sola bandera de España, ni una sola Real señera coronada.

¿Queréis más evidencias

0
0
0
s2sdefault
Mantenida por eMain