1 ondaValencia TV web 3 SpectraFM web 2 ondaValencia Radio web 2 ondaValencia Zen web 

errejon.jpeg


Iñigo Errejon entre otros, acusaba abiertamente a las políticas de Vox del clima de homofobia que había llevado a unos jóvenes a patear a dos homosexuales

0705ACE3-6239-4007-98EC-5D0F3A76155E.png

 

en Barcelona siendo que a uno de ellos prácticamente le destrozaron la boca y le rompieron todos los dientes.
El líder de Más Madrid lo hizo sin ningún rubor y sin conocer ningún detalle. Poco después se conocía que eran cuatro musulmanes los autores de la agresión homófoba, evidentemente alejados de la doctrina de Vox.
Pero ni él ni nadie de los que desde la tribuna del congreso acusaron a las políticas de Vox salieron a rectificar.

El daño subliminal y de implantación en el subconsciente colectivo de la población ya estaba hecho, y rectificar hubiera sido hacerle perder la credibilidad de la primera acusación.
Ellos saben, y han estudiado, que este tipo de afirmaciones aún siendo falsas posteriormente demostrado, dejan un poso de odio en cierta parte de la población que escucha solo lo que le interesa. En este caso que Vox es homófóbo.

Ayer la policía dedujo que la mujer que le había cortado el pene a un hombre mintió al acusar de violación a su pareja y ahora se sospecha que la principal motivación de esta agresión fue por razones de celos. Pero el hombre ya había sido juzgado por los medios, por el populacho, por la manipulación mediática. En la redes muchas personas se habían alegrado incluso de este suceso diciendo que se lo tenía merecido, sin ni si quiera haber sido escuchado el hombre. Hasta el punto que estaba en el hospital custodiado para ser detenido una vez se le diera el alta.

Hace pocos meses el ministro Marlaska acusaba a un hombre de haber tirado por el balcón a su mujer en Valladolid, de inmediato tanto el ministro como asociaciones feministas saltaron como Resortes condenando esta acción. La investigación policial dió como resultado que lo que el hombre estaba haciendo era intentar sujetar a su mujer que se quería suicidar y el trató de retenerla pero se le escapó.
Extremo confirmado por testigos y vecinos conocedores de la depresión que la mujer padecía.

Tanto en este caso de Valladolid como el de la mujer que le cortó el pene a su pareja tampoco nadie ha pedido disculpas, nadie se ha retractado de sus acusaciones, nadie ha vuelto hacia atrás.
Igual que en el caso de la agresión homófoba, rectificar le supondría una pérdida muy grande de credibilidad y prefieren dejar la falsa acusación en lugar de conocer la verdad. Lo que demuestra que no les importa hacer daño a nadie siempre porque la ideología tiene que estar por encima de las personas.

Los ministros mienten y se contradicen constantemente pero nadie alza la voz.
Tienen a los sindicatos callados y amordazados, a los medios de comunicación totalmente controlados, la redes sometidas, nadie se puede salir del guión establecido so pena de ser insultado o bloqueado.

Este tipo de hechos son propios de dictaduras y de gobiernos totalitarios. No se permite pensar diferente a lo que ellos consideran que es la verdad absoluta. Y una muestra palpable la tenemos en el documental de la hija de Rocío Jurado en el que no se le permite a nadie opinar lo contrario de lo que ellos quieran. Esta docuserie es un paradigma de la España actual.

Y es que España está enferma, enferma de totalitarismo.

0
0
0
s2sdefault
Mantenida por eMain