LLETRES.jpg

 .Una academia de una lengua inventada que cuesta millones y regula una lengua muerta.

Ya lo dije hace un tiempo. Pero no hay que dejar de recordarlo.

09_MORA.png

 

La AVL (Asociació Valenciana de la Llengua, no se sabe que lengua) es la única academia de una lengua que cobra y nos cuesta a los valencianos una media de 3,5 millones al año. Cada academico cobra entre 70 y 80.000 euros al año más dietas. Todo para tratar de inocular un idioma híbrido inventado para justificar la igualdad del catalán con el valenciano en la enseñanza, las instituciones y la cultura.

La AVL, además, intenta meter con calzador una lengua muerta, una lengua que no está viva. Que al contrario que otras lenguas, no es materna de nadie. Nadie piensa en este idioma. O se piensa en valenciano, el de verdad, el de las normas de la Real Academia de Cultura Valenciana, o el castellano.

Esta lengua está muerta porque no se enseña de padres a hijos, no es utilizada en la vida real, no es natural de nadie. Es una lengua inventada donde se ha hecho un híbrido entre el valenciano real y el barceloní, incluyendo arcaísmos que hace tiempo están en desuso pero que, casualmente, coinciden con el catalán, o palabras en catalán puro argumentando que se usan en cierta comarca o pueblo para justificar su inclusión y su propagación entre esta lengua que ellos llaman "el catalán que se habla en Valencia".

El germen, la raíz está en la enseñanza, en la Universidad que está totalmente contaminada de pancatalanismo donde grupos de presión no permiten que nadie piense diferente en torno a la lengua. Donde se obliga a los alumnos a estudiar esta lengua bajo amenaza (digo bien, amenaza) de ser suspendidos. Y con ello perjudicar su futura vida laboral.

Aún recuerdo cuando el rector de la Universidad Politécnica declinó poner un cuadro donde se veía claramente una Real Senyera Coronada para "no herir sensibilidades" en clara alusión a estos grupos que dominan la ideología como son el BEA (Bloc d'Estudiants Agermanats) que no hace mucho lucieron una cuatribarrada en la fachada de la Universidad de Filología que "desapareció" de la mañana a la noche, que son el sindicato de estudiantes de Compromís, o como es el Sindicat de Estudiants dels Paísos Cataláns que pululan por universidades valencianas como Pedro por su casa sobre todo en algunas de marcado caracter separatista como la UJI, Universitat Jaume I de Castellón.

1730_TAPICERIA_QUART.png

 

Para evitar conflictos, el rector declinó colgar ese cuadro. Lo que da una idea de la presión panctalanista de estos grupos y de un numeroso grupo de profesores, como los ya nombrados en otro artículo mío Gil Manuel Hernández y Ricard Ramón, o el recién ascendido a alto cargo de la Generalitat Valenciana, Jordi Sebastián quien siendo alcalde de Burjassot inundó de conciertos pancatalanistas el espacio de La Granja dedicado a ofrecer actos culturales y conciertos varios. Además lo vimos no hace mucho fotografiado con la estelada junto a Puigdemont en Waterloo y que también es profesor universitario. Si no, preguntarle a los que han pasado por sus aulas y lo que han tenido que aguantar.

Con esos mimbres, con estos apoyos y con esos nombres, lo que la entidad creada por el PP, AVL intenta es que los valencianos, aunque seamos castellano parlante, nos veamos obligados a hablarla para entrar a trabajar en las instituciones o ser profesores en algún centro, igual da que sea en Requena o Villena donde el valenciano nunca ha sido lengua natural o se imponga como lengua común.

La realidad dista mucho de sus intentos y las numerosas sentencias en contra el separatista y pancatalanista conseller de Cultura Vicent Marzá están resultando vanas. Los niños, una vez salen de clase no lo hablan, prefieren el castellano, y muchos padres tienen que corregir a sus hijos a la hora de hablar, en valenciano no se dice "avi", se dice "yayo", por ejemplo, y el "nosaltres" lo dejamos para los exámenes. La realidad es que en nuestra tierra no se habla ese idioma de forma materna, con lo que es un idioma muerto, y se está perdiendo el valenciano real, auténtico por este intento de igualar el valenciano puro con el catalán en un idioma que ellos llaman valenciano y que obliga con calzador la bien remunerada tropa de academicos de la AVL.

Y las fallas no escapan a este intento de contaminación, de hecho, los de Compromís crearon hace unos años unos premios llamados de "les Lletres Falleres" donde para participar hay que escribir en el "valenciano" (inventado) de la AVL porque el valenciano real, el de la RACV, para ellos comete faltas de ortografía. Y no olvidemos que este valenciano de verdad es el valenciano que utilizan los poetas festivos en los llibrets que son premiados todos los años por Lo Rat Penat. Que ese si es el materno de ellos y de los valenciano parlantes. Con las fallas no pueden, y estos premios han sido otro intento de colonizar el idioma.

Pero de esos premios y de quienes participan en ellos hablaré otro día.

0
0
0
s2sdefault
Mantenida por eMain